Cáncer Infantil / Tratamiento

¿Para que se trata el cáncer?

Hace 40 o 50 años el cáncer solo se trataba con cirugía, era considerado mortal y existían pocas posibilidades de curarlo. Gracias a los esfuerzos de los médicos especialistas y grupos internacionales de investigación, se han logrado avances en: genética, medicamentos, técnicas para operar y de radioterapia que han aportado importantes logros en la cura del cáncer, llegando hasta nuestros días al concepto de que el cáncer ya no es sinónimo de muerte, al contrario, las posibilidades de ser curado son más altas que nunca y con adecuada calidad de vida.

No hay que olvidar que esto depende del tipo de paciente, edad al diagnóstico, tipo de cáncer, lo avanzado de la enfermedad, la respuesta al tratamiento y lo oportuno que se haya hecho el diagnostico. La meta en todos los casos es lograr curar al niño o adolescente y regresarlo a su vida cotidiana en la medida de lo posible.

Hay varias formas de tratar el cáncer, principalmente mediante quimioterapia, cirugía y radioterapia. En la mayoría de los casos se requieren todas para lograr el éxito y curar al paciente.

La especialidad a cargo de todos los niños y adolescentes con cáncer es la Oncología y Hematología Pediátrica, pero ante esta compleja enfermedad y sus complicaciones, siempre será necesario contar un equipo multidisciplinario de especialistas como: Pediatras, Intensivistas Pediatras, Cirujano Oncólogos Pediatras, Cirujanos Pediatras, Enfermeras, Terapeutas Físicos, Radio-Oncólogos, Patólogos, Nutriólogos, Radiólogos, Trabajadoras (es) Sociales, entre otros que aunque no todos tratan el cáncer de forma directa, colaboran activamente en el manejo de todas las complicaciones que se presentan a lo largo de la enfermedad.

¿Qué es la quimioterapia?

Significa “tratamiento químico” y es la utilización de diferentes medicamentos que se ha comprobado que son capaces de destruir células malignas (también llamadas células cancerosas) o que pueden detener su multiplicación. La quimioterapia se puede aplicar antes de operar un tumor para reducir su tamaño, o después de haber quitado un tumor para destruir las células malignas que aún quedan regadas en el cuerpo.

Se puede aplicar o administrar de diferentes formas, dependiendo de los medicamentos que se traten y la decisión del médico:

  • Tomados por la boca (vía oral).
  • Inyectados por una vena o arteria (Intravenoso o Intrarterial).
  • Inyectados en un músculo, como la nalga (Intramuscular).
  • Inyectados en la columna vertebral (Intratecal).
  • Inyectado o aplicado directamente en el lugar donde se encuentra el tumor (Intralesional).

Los medicamentos empleados para cada tumor, dosis, frecuencia, secuencia de administración serán establecidos por el médico tratante.

Efectos negativos comúnmente esperados de la quimioterapia

  • Ulceraciones en boca.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Caída del cabello (cuero cabelludo, cejas, pestañas).
  • Ulceración anal.
  • Posibilidad de desarrollar anemia por la disminución de los glóbulos rojos que se encargan de llevar oxígeno o nutrientes por el cuerpo. Como resultado el paciente sentirá cansancio, debilidad o fatiga.
  • Posibilidad de desarrollar sangrados o moretones por la disminución del número de plaquetas que se encargan de formar los coágulos para detener los sangrados.
  • Posibilidad de tener una infección por la disminución del número de glóbulos blancos que son las defensas contra infecciones. Si el paciente adquiere una infección, esta puede presentarse con fiebre, escalofríos, sudor, diarrea, ardor al orinar, tos, dolor abdominal, malestar general, entre otras.
  • Posibilidad de desarrollar daño en algún órgano (riñón, corazón, pulmón).

Puntos a considerar al administrarse quimioterapia

  • Debe ser indicada por su médico tratante y aplicada por personal especializado en su aplicación.
  • Aunque se apliquen los mismos tratamientos, las personas responden o reaccionan de formas diferentes.
  • La presencia de efectos negativos y su gravedad depende en muchas ocasiones del paciente y su forma de responder al tratamiento.
  • Cuando es posible, algunos efectos se intentar evitar pero otros se controlarán temporalmente hasta que aparecen.
  • Es común que existan varios efectos y alteraciones en diferentes órganos o aparatos del cuerpo porque la quimioterapia circula por todo el organismo y no distingue entre células normales y células malignas.
  • Siempre que se aplica quimioterapia aunque la dosis sea pequeña o sea un solo medicamento, existe el riesgo de sufrir efectos negativos.
  • Los efectos negativos de la quimioterapia desaparecen gradualmente al suspender el tratamiento. Aunque algunos efecto pueden tardar meses o años en desaparecer.
  • Es posible que pueda haber necesidad de colocar un catéter a permanencia, ya que con la aplicación frecuente de quimioterapia las venas ya no resultan útiles para su administración y puede existir el riesgo de que la quimioterapia salga de la vena y llegue quemar la piel.

¿Qué es la radioterapia?

Es la aplicación de rayos de alta energía que son capaces de destruir células cancerosas. Al ser una herramienta en el tratamiento del cáncer en niños y adolescentes es necesario que conozca puntos importantes:

  • En algunos pacientes se puede usar como forma de tratamiento única.
  • Es una forma de tratamiento que permite disminuir dolor en algunos pacientes con cáncer.
  • Cada vez hay mejores formas de administrarla, afectando menos a los tejidos sanos que rodean al cáncer.
  • Usar quimioterapia y cirugía antes de radioterapia permite disminuir el tamaño del tumor y con ello aplicar menor cantidad de radioterapia a un paciente.
  • El médico encargado del tratamiento con radioterapia es el Radio-Oncólogo quien está a cargo de decidir la mejor manera de administrar el tratamiento.
  • Toda administración de radioterapia conlleva una cuidadosa preparación incluyendo toma de radiografías o tomografías para la medición exacta del tumor.
  • Los efectos adversos más comunes de la radioterapia son: palidez, debilidad y quemadura del tejido que está a un lado del tumor o la piel. En un periodo de tiempo más extenso hay disminución del tamaño del tejido afectado (atrofia) y alteración del crecimiento de la región donde se aplica.

¿Qué es la cirugía?

Es una operación en la que el tumor es retirado del cuerpo. Aunque no siempre es posible esto, ya que quitarlo por completo depende del tamaño del tumor, del lugar donde se encuentra y si está en contacto con órganos vitales o vasos sanguíneos importantes. El especialista a cargo de realizar estos procedimientos es el Cirujano Oncólogo Pediatra o el Cirujano Pediatra.

Por lo anterior podemos decir que hay varias funciones que la cirugía oncológica pediatra cumple:

  • Remover completamente un tumor, dependiendo del tamaño del tumor, el lugar donde se encuentra y si está o no tocando tejidos u órganos importantes.
  • Tomar sólo una parte del tumor (biopsia) para poder hacer el diagnóstico definitivo.
  • En caso de un gran tumor que esté comprimiendo órganos o tejidos, la cirugía permite remover la mayor parte de éste, y así poder disminuir el dolor o las complicaciones que el tumor esté provocando.

No olvide que antes de cualquier cirugía, los padres o tutores del menor con cáncer, deben de ser informados sobre el tipo de procedimientos que se realizará, cuál es el motivo, que complicaciones se esperan y cómo serían corregidas y la firma del consentimiento informado para llevarlo a cabo. De no ser así, puede preguntar a su médico tratante.

El Trasplante

El trasplante de médula ósea (TMO) o de células hematopoyéticas progenitoras (TCHP) es una forma de dar tratamiento para problemas oncológicos (malignos), sobre todo si el tumor invade la médula ósea. La forma en que trabaja el trasplante es sustituyendo la función de una médula ósea con cáncer por una médula ósea con funciones normales sin cáncer.

Es un procedimiento sumamente complicado, ya que primero hay que contar con un donador (persona que dará alguna cantidad de tejido de cualquier órgano inclusive de médula ósea y que además está sana) que tenga características muy similares a las del receptor (paciente que recibirá el trasplante).

Cuando los pacientes tienen características afines podemos decir que son compatibles o que tienen compatibilidad. Después hay que estar seguros que no hay tumor activo en ninguna parte del cuerpo del paciente.

Posteriormente se administrara quimioterapia (o radioterapia) para destruir la función de la médula ósea del receptor y terminar con todas las células que están en ella. Ya que no esté funcionando la médula del receptor (paciente enfermo) se trasplantan las células que se lograron acumular del donador y que se implantarán en el receptor y así sustituyen la función de la médula del paciente enfermo.