¿Cómo ser parte del Voluntariado?

Quiénes pueden ser voluntarios

Las personas de 18 años de edad en adelante con principios solidarios hacia la causa y una formación educativa y moral básica.

Los jóvenes que tengan 15 años de edad, es necesario que nos presenten la autorización escrita de sus padres o tutores para inscribirse como voluntarios.

Deberá cumplir mínimo 3 meses (4 horas a la semana) o 50 horas de servicio voluntario en la institución.

La nueva persona voluntaria de AMANC deberá cubrir estos sencillos requisitos:

  • Llenar la forma de solicitud correspondiente.
  • Entrevistarse con el Coordinador o Director del Voluntariado.

Se requiere de la siguiente documentación:

  • Comprobante de domicilio
  • 2 cartas de recomendación
  • 1 foto tamaño infantil
  • Firma de aceptación del Reglamento del Voluntariado de AMANC
  • Firma de Carta Compromiso
  • Realizar el recorrido de las instalaciones de AMANC, guiado por una persona del Departamento de Recursos Voluntarios
  • Ser formalmente presentado al personal de AMANC por una persona del Voluntariado

Responsabilidades de la persona voluntaria dentro de la institución:

  • Cumplir con la misión y respetar los objetivos y las políticas de la Institución.
  • Establecer procesos de comunicación eficientes con los demás voluntarios.
  • Trabajar en equipo.
  • Proponer mejoras y esperar que estas sean aceptadas por la Dirección, antes de ponerlas en práctica.

Derechos y obligaciones de la persona voluntaria

Derechos:

  • Tú tienes derecho a conocer la historia de AMANC desde su fundación y recibir la información, formación y apoyo para cumplir con tus tareas.
  • En AMANC serás tratado dignamente sin discriminación, respetando tu libertad, intimidad y creencias. Es tu derecho.
  • También tienes derecho a ejercer una participación activa y colaborar en la elaboración, logística, ejecución y evaluación de los programas de AMANC.
  • La identificación que te acredita como persona voluntaria dentro de AMANC es tu gafete con foto. Pórtalo con orgullo.

Obligaciones:

  • También es un deber moral, usar de la mayor discreción sobre los datos confidenciales de los beneficiarios y los de la propia Institución.
  • Crear un clima de respeto y de interés igualitario evitando preferencias entre determinados niños y sus familiares, es un deber que hace más grato y equilibrado tu trabajo voluntario.
  • Conocer y respetar los programas y métodos de trabajo de AMANC respetando su nombre sin usarlo jamás en beneficio propio, es un deber a cumplir.

La buena voluntad no basta cuando de cumplir deberes serios se trata.

  • Si por alguna circunstancia tuvieras que faltar, es un deber muy entendible darlo a conocer y solicitar a alguien que te supla, sobre todo cuando se trata de eventos especiales dentro o fuera del CENTRO AMANC.
  • Lo anterior aplica en caso de renuncia, lo que no deseamos que ocurra nunca pero que por diversas circunstancias pudiera ocurrir.
  • Reconocer el trabajo, la dignidad y el valor de los otros voluntarios, así como adoptar así ellos una actitud de apertura y escucha, es un sano deber que ayuda a crear un ambiente amable en el trabajo voluntario.
  • El intercambio de tus sugerencias, ideas y propuestas es enriquecedor para el trabajo en equipo, tan importante a desarrollar siempre.